La carta de La Torre significa

Tú eres quien debe servir de catalizador para el cambio.

La Torre
Significado al derecho:
En prácticamente todas las versiones de la carta de la Torre, el desastre está golpeando o acaba de golpear. Los demonios de la locura y la desesperación se liberan de sus antiguos escondites, y la naturaleza conspira con los fallos humanos para desestabilizar una sociedad. La agitación es colectiva e impersonal. Recordemos que estas imágenes fueron creadas para los nobles educados y el clero, recordándoles que son los que más tienen que perder si la jerarquía es derribada. Los relámpagos son un apropiado desagravio kármico por la culpa de aquellos cuyas fortunas provienen de la explotación o el abuso de otros. Un subtítulo moderno podría ser ""revolución"", indicando que a través de un cambio social drástico, los oprimidos pueden encontrar una esperanza renovada de tiempos mejores. La experiencia de la Torre llega como un relámpago para derribar la jerarquía del viejo orden, tras lo cual todo el mundo puede empezar de nuevo en condiciones de mayor igualdad.

Significado de la carta invertida:
La carta de la Torre invertida sugiere que el drama ha terminado. Todas las torres inclinadas han caído. Deja atrás los problemas y las emociones que provocaron esto. Pregúntate qué puedes hacer ahora que las opciones de tu pasado están cerradas. A medida que te levantas y comienzas de nuevo, encontrarás energía renovada para tu próximo esfuerzo significativo.

Consejo:
Con la carta de la Torre, piensa en ti como un agente de transformación. Este papel abnegado es probable que genere situaciones estresantes. Tu visión te muestra que un cambio radical ya ha sido desencadenado por fuerzas mucho más grandes que los simples mortales, y por lo tanto ya no te resistes. Ahora puedes estar al frente, reconociendo y aceptando la presencia vigorizante del futuro que irrumpe en el presente. Intenta mediar en las partes más duras de los cambios a medida que se desarrollan, para que los más vulnerables sean los más amortiguados. Reconócete a ti mismo, así como a los demás en tu vida, que están ofreciendo sus recursos para dar paso a un futuro mejor.