La carta de la Reina de Espadas significa

Toma tus propias decisiones. Ejerce toda la independencia que sepas que puedes manejar.

Reina de Espadas
Significado al derecho:
Representando la energía de una reina, este poder femenino era conocido tradicionalmente como viuda, arpía o divorciada. En los tiempos modernos, puede ser vista como un modelo de autosuficiencia, independencia e inteligencia. Suele tener un nivel de exigencia muy alto debido a su sutil sensibilidad, que puede ser percibida por quienes la rodean como crítica o difícil de complacer. Su verdadero objetivo es perfeccionar el mundo, mejorar la comprensión de la gente, para que todos puedan tener el espacio que necesitan para llegar a ser plenamente ellos mismos. Es demasiado inteligente para limitarse al papel de ama de casa o niñera, aunque es perfectamente competente en esos ámbitos. Elige sus asociaciones (o su soledad), y rara vez se ve envuelta en relaciones de dependencia, al menos no por mucho tiempo. Su inteligencia no siempre es la más cómoda, pero se puede contar con ella para ver más allá de la superficialidad y señalar la verdad de una situación.

Significado de la carta invertida:
Cuando la Reina de Espadas está invertida, indica una propensión a negar tus sentimientos más profundos. En algún lugar has decidido que hablar de la verdad emocional es egoísta y poco atractivo. No es un defecto tener un corazón; es un defecto ignorarlo. Muestra un poco de compasión por ti mismo y, al hacerlo, ayuda a tus seres queridos a quererte mejor. No te aísles. Ten compasión de ti mismo. Atender tus propios sentimientos y necesidades es apropiado y necesario.

Consejo:
La Reina de Espadas en esta posición te aconseja que te abstengas de seguir dependiendo de los demás en este momento. En lugar de depositar demasiada confianza en las promesas que la gente ha hecho, alberga sólo aquellas ambiciones que sabes que puedes lograr por ti mismo. La Reina de Espadas no quiere esperar a ver qué piensan, dicen o hacen los demás. Sabe lo que quiere y cómo conseguirlo. No pide permiso ni se somete a muchas influencias. Hay momentos en la vida en los que nadie puede ocuparse de ti tan bien como tú. Deja atrás el sentimentalismo y pasa a la acción. Toma las decisiones importantes por ti mismo porque depende de ti. Tú eres el juez final.