La carta del Tres de Oros significa

Deja que el mundo vea tus habilidades y talentos.

Tres de Oros
Significado al derecho:
Este palo, más a menudo llamado "Monedas" o "Pentáculos", es un símbolo de un talismán mágico que representaba riqueza o potencial. Este palo representa algo de apoyo que está disponible para ti, ya sea salud, algún tipo de talento, un recurso material o financiero. El Tres es tradicionalmente la carta del genio. Aquí solemos ver a un maestro artesano consultando con sus albañiles sobre la instalación de una hermosa vidriera en la catedral. Este diseñador suele ser comparado con Leonardo da Vinci o Miguel Ángel, un visionario de múltiples talentos que no tiene parangón en cuanto a talento o productividad. La obra maestra está siendo exhibida con orgullo para las generaciones futuras, como objeto de orgullo personal y colectivo. En algunas tarjetas, el genio es retratado en su estudio, solo y quemando el aceite de medianoche, en un fermento creativo - impulsado a dibujar, pintar, inventar, o cualquier trabajo que el genio quiera llevar a la creación. Como subtexto a las recompensas del genio están los días y semanas de intensa concentración que se necesitan para resolver los problemas que conllevan las grandes obras.

Significado de la carta invertida:
El Tres de Oros invertido sugiere que tengas cuidado con el perfeccionismo y otras formas sutiles de egoísmo. Tal vez consideres que el mundo no vale la pena o tengas miedo de que a los demás simplemente no les importe. En realidad, se trata de una forma indirecta de perfeccionismo que le llevaría a cortarse la nariz para no herir la cara. Recuerda que los actos de genialidad pertenecen más a la inspiración divina que los convoca que a las personalidades por las que pasan.

Consejo:
El Tres de Oros en esta posición sugiere que muestres tus capacidades únicas. Deja que el mundo sepa quién eres realmente. Es un buen momento para buscar el reconocimiento. Una vez que recibas el aprecio que mereces, acepta y saborea el reconocimiento. Espera nuevas y emocionantes ofertas. Cuando lleguen, acéptelas con gracia. ¿Por qué ocultar tu luz bajo un celemín? No te conviene mostrar una falsa modestia. Practica diciéndote a ti mismo: "Gracias, acepto el cumplido" hasta que aprendas a dejar entrar plenamente este tipo de gracia afirmativa con facilidad.